viernes, 26 de agosto de 2016

La tarta de queso más fácil del mundo

Entre las recetas de postres, la torta o tarta de queso tiene muchos nombres, Pay de Queso en México, Cheesecake en Argentina, Uruguay, Chile, Panamá, Italia, Brasil, EEUU y en España le nombramos como tarta de queso.
Su origen es incierto pero data de la época de los romanos, casi con la popularización del queso. En Italia se suele preparar con queso ricota, los griegos con queso feta o quesos de granja y los alemanes con queso quark y requesón. Los franceses prefirieron darle una consistencia más ligera y utilizaron queso Neufchatel.
Ingredientes
250 g de queso crema para untar (vuestro preferido)
4 huevos grandes
80 g de almidón de maíz (Maicena) unas 4 cucharadas aproximadamente
350 ml. de leche condensada
350 ml. de leche entera
Un poco de mantequilla (para engrasar el molde)
Preparación de la tarta de queso al horno
Elegimos el molde que más os guste, en este caso me he decidido por un molde desmoldable redondo. Lo engrasamos con la mantequilla y reservamos.
Precalentamos el horno 10 minutos antes de meter la tarta a 200º C, calor arriba y abajo.
Ponemos el queso crema, los huevos, la leche entera y la leche condensada en un bol grande. Batimos todo hasta que se integren perfectamente. Incorporamos la harina de maíz a la mezcla anterior.
Si queremos aromatizar nuestra tarta de queso (esto es opcional) podemos emplear ralladura de un cítrico que nos guste. Por ejemplo limón, naranja, mandarinas (sin llegar a la parte blanca, que luego amarga la tarta), incluso unas gotas de esencia de vainilla. Juntamos todo muy bien, nos podemos ayudar de la batidora.
Preparación final y horneado de la tarta de queso
Vertemos en el molde engrasado y al horno.
Horneamos a 190º C durante unos 60-70 minutos aproximadamente, depende mucho del horno de cada casa. Cuando queden 5 minutos de horneado pinchamos con un tenedor para ver como va la tarta, para ver si necesita más tiempo. Apagamos el horno y dejamos el pastel dentro con la puerta entreabierta hasta que que el horno se enfríe un poco (15 minutos aproximadamente). Verás cómo se baja un poco la tarta, no te asusten.
Dejamos reposar fuera hasta que se atempere, de un día para otro está mucho más rica.
Luego podemos desmoldarlo. Decoramos espolvoreando por la superficie con azúcar glass. Lo mejor es que nos ayudemos con un colador para espolvorear por encima. También le va muy bien un toque de mermelada o compota de vuestra fruta preferida. Estará mucho más rico al día siguiente cuando haya estado unas horas en la nevera, pero caliente o tibio también está deliciosos.

Queso Sierra de las Villuercas...CABRA SEMICURADO...L. CRUDA...CACERES

Queso Sierra de las Villuercas

Leche: Cabra
Tipo: Pasta semidura, prensada, no cocida, corteza natural
Materia Grasa: 45%
Maduración: Mínimo 60 días
Aspereza: Suave a media
Vino: Carabal Gulae (D.O. Ribera del Guadiana)
País de origen: España
Región: Cáceres (Extremadura)
Notas: Queso de leche cruda de cabra mantecoso y de sabor agradable. Elaborado por Juan De Dios Moreno Domínguez. Esta quesería familiar se encuentra en el pequeño pueblo de Deleitosa, en la provincia de Cáceres. Para la elaboración de sus quesos utilizan un proceso totalmente artesanal, tomando como principal materia prima leche de cabra verata la cual es obtenida de su propia explotación. De esta forma tiene en sus manos toda la cadena de producción, desde la obtención de la leche, pasando por la elaboración de los quesos, hasta su comercialización. En esta línea consiguen elaborar un queso de alta calidad con ese toque artesano tan característico y tan difícil de encontrar.
La zona de producción de Las Villuercas está centrada en los animales que viven en esta sierra privilegiada donde están las tierras más vírgenes y mejor conservadas de Extremadura. Y esta proporciona a los quesos aromas, a retama, lavanda, tomillo, romero, que son los pastos de los que se alimentan las cabras de raza Verata.
El Queso Sierra de las Villuercas es un queso graso, elaborado exclusivamente con leche cruda de cabra. Semicurado, de pasta prensada no cocida y corteza natural no tratada con funguicidas, por lo que puede presentar manchas externas naturales de moho, debido a su evolución totalmente natural.
Su aroma es moderado pero inconfundible a buena cabra. Al ser razas con baja aptitud lechera, confieren a su leche, además de una extraordinaria calidad nutritiva, todos los matices de su alimentación, forrajes, zarza, jaras, brezo, tomillo, bellota en temporada de montanera.
Al cortarlo, a pesar de que por su forma pueda aparentar dureza, se encuentra una pasta tierna y de color blanco marfil, en la que aparecen ojos pequeños y desigualmente repartidos.
Su textura es sorprendentemente cremosa, fresca (importante su temperatura), se disfruta durante largo rato en boca.
Su sabor es muy natural a leche cruda, ligeramente acido, un punto picante delicioso y con el clásico retrogusto caprino.
Para mí, es uno de los mejores quesos que probado últimamente y les puedo asegurar que he probado bastantes. Si le gusta el queso mantecoso este le encantará.
Si todos los quesos es importante consumirlos a temperatura ambiente, en este es imprescindible, si quiere saborear toda su fragancia de matices.
Frente a la extendida costumbre extremeña de tomar el queso después de comer o después de cenar, sin sustituir al postre, algunos afirman que el mejor momento del día es antes de la comida. También se toma en el campo a media mañana, junto al chorizo o la tortilla. Y para acompañarlo, pan blanco de pueblo y un tinto extremeño, una combinación perfecta.

Mothais-sur-Feuille...CABRA SEMICURADO...CORTEZA ENMOHECIDA...FRANCIA


Productor
Varios
País
Francia
Región
Poitou-Charantes
tamaño
3-4 pulgadas de diámetro, 1 pulgada de alto
Peso
5-6 oz
Sitio web
Leche
Cabra
Clasificación
semi suave
Cuajo
Animal
Corteza
con mohos

Fabricado en la región de Poitou-Charentes, al oeste de Francia, Mothais-sur-Feuille es el nombre de la ciudad de Mothe-Saint-Héray, donde el queso se ha fabricado y vendido en los mercados locales desde mediados del siglo XIX. La zona ha sido durante mucho tiempo conocida por el queso de cabra, comenzando con la invasión de los sarracenos en la Edad Media que, cuando más tarde se retiraron, dejaron todo incluyendo sus cabras y una cultura del queso saludable.Aunque la producción del queso se ha extendido y ahora se extiende a través de una región más amplia, en 2002 los fabricantes de queso formaron una organización para proteger la receta y dar los primeros pasos hacia una controlada nombre de la Denominación de Origen (AOC). Para la producción, se permite que la leche de cabra fresco en reposo y coagular lentamente a través de la fermentación láctica. Una vez formada, la cuajada se recogió suavemente en moldes para retener la humedad tanto como sea posible, y se dejó drenar naturalmente bajo su propio peso.Los jóvenes quesos se envuelven en una hoja - el castaño, sicomoro o plano, dependiendo de lo que está disponible y se transfirió a cámaras de maduración. La maduración de Mothais-sur-Feuille se lleva a cabo en habitaciones con inusualmente alta humedad. Considerando que los quesos de la edad de más de cabra en condiciones donde la humedad es de aproximadamente 85 a 90%, Mothais-sur-Feuille se mantiene a casi 100% de humedad durante una duración de tres a cuatro semanas. Durante este tiempo, se giran regularmente cada 4 días para permitir la distribución uniforme de la humedad. Esto, combinado con el revestimiento de la hoja protectora, crea un queso con un contenido de humedad relativamente alto para su tamaño y madurez - una característica que también fomenta el desarrollo óptimo de sabor. El queso resultante tiene una textura suave meltingly cuando son jóvenes, cada vez más densa a medida que envejece. La pasta del queso adquiere los delicados sabores de madera, tierra y moho de la hoja y bodega que son sutiles en un queso joven, pero se concentran más como el queso madura. La corteza es delicado y ligeramente arrugada, cubierta con moldes azules y grises debajo de la hoja. pares Mothais-sur-Feuille bien con Champagne o con un peso medio de whisky de malta.

jueves, 25 de agosto de 2016

TARTA DE QUESO POKEMON BALL


http://kanelaylimon.blogspot.com.es/2016/08/tarta-de-queso-helada-o-no-pokemon-ball.html
Ingredientes para la base:

200g de galletas oreo (con relleno incluido)
50g de mantequilla blanda

Ingredientes de relleno:
200g de queso crema tipo Philadelphia
200ml de nata muy fría 35%MG
3 láminas de gelatina
50ml de nata caliente
125g de yogur griego
100g de azúcar común
Una cucharada de miel
Una pizca de sal

Ingredientes para la cúpula roja:
2 sobres de gelatina sabor fresa
900ml de agua
Colorante rojo (opcional)

Para la decoración:
Una galleta mini oreo
Un poquito de chocolate fundido



Preparación:

Engrasamos un molde desmontable de 18cm de diámetro y lo forramos con papel vegetal en su base y laterales (Lo engrasamos previamente para que el papel se quede adherido y no se mueva)

Preparamos la base triturando las galletas oreo en un robot de cocina (yo las metí en una bolsa y las machaqué a golpes con el rodillo.Desestresa, haces ejercicio, por lo tanto adelgazas y luego no hay que fregar. Todo son ventajas!) Las mezclamos con la mantequilla fundida hasta formar una pasta y las ponemos de base en el molde. Las presionamos bien e intentaremos dejarlas niveladas, nos ayudamos del reverso de una cuchara para este menester. Reservamos en el congelador.

Preparamos el relleno hidratando las hojas de gelatina en agua fría durante 5 minutos. Las escurrrimos y las deshacemos en los 50ml de nata caliente y reservamos.

En un bol ponemos el queso, la miel, el azúcar, el yogur, la gelatina disuelta que no estará caliente y la sal. Batimos todo para que nos quede una mezcla cremosa sin grumos.

En un recipiente aparte, montamos la nata con varillas eléctricas. Mezclamos con la crema de queso con movimientos envolventes para evitar que la nata se baje y vertemos la mezcla encima de la base de galletas. Llevamos de nuevo al congelador de un día para otro.

A continuación, preparamos la parte superior de gelatina. Vamos a necesitar un bol tipo ensaladera de 1litro de capacidad (no importa si es de algo menos o algo más) Lo que sí importa, es que debemos asegurarnos que tiene el mismo diámetro que el molde donde hemos hecho la tarta de queso, no importa si es un pelín menos, así que a lo mejor si usáis un bol de mayor capacidad tendréis que mirar por donde os cuadra este diámetro y llenar hasta ahí (se me ha entendido, no??) Lo untáis de una fina capa de aceite de oliva suave o girasol, tanto da, ninguno de los da sabor. Reservamos.

Llevamos a ebullición 400ml de agua, deshacemos en ella el contenido de los sobres de gelatina, si os queda un color paliducho (a mí me quedó) le agregamos un poquito de colorante rojo para subirle el tono y que tenga gracia la cosa. Mezclamos muy bien y añadimos el resto del agua muy fría. Vertemos la gelatina en el bol (aquí me sobró un poco porque creía que iba sobrada con el recipiente de 1litro de capacidad al usar 900ml de agua pero y la gelatina qué! (no conté con ella) Así que me sobró gelatina, que lo sepáis. Llevamos a la nevera de un día para otro.

Para el montaje retiramos la tarta del congelador y la ponemos sobre el plato o fuente en el que la vayamos a servir pero dada la vuelta, es decir, con la base de galletas hacia arriba. Retiramos la gelatina de la nevera y hacemos un poquito de presión con los dedos por todo el borde de la gelatina para que se despegue del molde, damos la vuelta al molde con la mano debajo para asegurarnos de que la gelatina se suelta, si no fuese así podemos introducir el molde unos instantes en agua caliente, pero no debería ser necesario. (yo no tuve que hacerlo) Colocamos con cuidado la gelatina sobre la tarta de queso.

Para la decoración abrimos la mini galleta oreo al medio y nos quedamos con la parte que tenga el relleno. Fundimos una pizca de chocolate en el micro y con ayuda de un palillo ponemos una gotita de chocolate en la parte opuesta al relleno de la galleta. La pegamos a la tarta sujetándola unos instantes. (Enseguida se quedará pegada al estar la tarta helada) Y ya está! Podemos servirla así congelada o dejarla descongelar. Cómo más os apetezca pero a medio descongelar está perfecta o por lo menos muy muy fría.

QUESOS IBERCERRATO...VACA CURADO...TIPO EDAM...PALENCIA

Queso Barra Roja (Edam) - Queso Iber Cerrato

ibercerrato.com/producto/queso-barra-roja-edam/
Nuestra receta Edam para tus mejores sándwiches. Un queso de barra elaborado con leche pasteurizada de vaca. Cremoso, suave y muy fundente.